Sorry, this entry is only available in European Spanish.

La energía es la moneda necesaria para poder realizar todas las actividades del organismo tanto en situaciones de reposo como durante el ejercicio. En atletas, la energía va a presentar un rol crucial en el mantenimiento de la salud y el rendimiento. Sin embargo, es ampliamente conocido que no todos los atletas de distintas disciplinas mantienen una adecuada ingesta energética que les permita mantener el nivel de entrenamiento y competición.

En relación a esto último, surge el concepto de disponibilidad energética, que consiste en la energía dietética sobrante y disponible para el funcionamiento óptimo de los sistemas corporales tras tener en cuenta la energía gastada en el ejercicio físico [1]. En el caso de que exista un desajuste entre la ingesta de energía dietética y la energía gastada en el ejercicio, se produce una situación denominada baja disponibilidad energética (del inglés, low energy availability, LEA), en la cuál no hay una suficiente cantidad de energía para respaldar las funciones requeridas por el organismo a nivel de salud y rendimiento. Esta baja disponibilidad energética puede ocurrir de forma aguda sin conllevar efectos negativos, o de forma prolongada y crónica que desencadena un deterioro sustancial de la salud y rendimiento.

De esta forma, cuando los atletas presentan una exposición prolongada y severa a una baja disponibilidad energética, van a desencadenar un síndrome de deterioro del funcionamiento fisiológico y psicológico que se denomina síndrome de deficiencia energética relativa en el deporte (RED-S) [1,2].

¿Qué efectos tiene en la salud?

Es importante tener en cuenta que al no presentarse una adecuada disponibilidad de energía, todos los sistemas corporales se van a ver comprometidos principalmente por un mecanismo de supervivencia. Es decir, al encontrarse el organismo en una situación grave y no tener la suficiente cantidad de energía para realizar sus funciones normales, se van a impedir o ralentizar las funciones del cuerpo.

De esta forma, se va a deteriorar la función reproductora (ausencia de ciclo en mujeres, disminución de testosterona y líbido en hombres), la salud ósea (riesgo de osteoporosis y fracturas), la función sanguínea (riesgo de anemia), la función muscular (pérdida de masa muscular y fuerza), el crecimiento y desarrollo en niños/adolescentes, la inmunidad (teniendo un mayor riesgo de infecciones y de enfermar), la función gastrointestinal (generando problemas digestivos), función neurológica (una menor concentración) o problemas psico-emocionales (estrés o ansiedad en el atleta) [1,2]. En su conjunto, diversos síntomas que ponen en riesgo la salud del atleta ya que afecta a todos los sistemas del organismo.

¿Qué efectos tiene en el rendimiento?

Las consecuencias en el rendimiento pueden venir derivadas directamente de la inadecuadad disponibilidad de energía para mantener el rendimiento y también de forma indirecta por las consecuencias que esta baja disponibilidad de energía tiene sobre la salud. Ya que si la salud de un atleta está comprometida, por un mero mecanismo de supervivencia, se va a impedir que se rinda al máximo nivel ya que lo prioritario para el organismo no va a ser correr, saltar, nadar, pedalear o levantar pesas. Lo prioritario va a ser garantizar asegurar la salud.

En este sentido, puede desencadenar una disminución a la respuesta al entrenamiento (los atletas no se adaptan a las sesiones de entrenamiento), una menor recuperación tras entrenamientos, una disminución del rendimiento cognitivo y habilidades (principalmente por una menor concentración), una falta de motivación por parte del alteta [1,2]. Y por supuesto, una reducción en el rendimiento de la fuerza muscular, potencia y resistencia. En su conjunto, diversos síntomas que van a impedir el máximo rendimiento de los atletas.

¿Qué estrategias nutricionales podemos utilizar para incrementar la ingesta energética?

Las causas de una baja disponibilidad energética pueden ser varias. Pero es común que el handicap provenga de la incapacidad de ingerir la suficiente cantidad de energía a partir de la dieta [3]. En este sentido, de forma práctica podemos realizar distintas estrategias para tratar de ingerir la suficiente energía: 1) incluir ingestas intra-entrenamiento ricas en carbohidratos (por ejemplo barritas, bebidas o geles); 2) no abusar de preparaciones con bajo aporte energético y que nos aporten un gran volumen de alimentos (por ejemplo verduras crudas, o grandes cantidades de sopas); 3) incluir preparaciones culinarias con texturas blandas o triturados (por ejemplo en lugar de ingerir garbanzos elegir hummus, o en lugar de ingerir patatas escoger purés); 4) incluir preparaciones líquidas (por ejemplo batidos o bebidas ricas en carbohidratos); y 5) utilizar snacks con mayor contenido energético, especialmente en carbohidratos en los momentos alrededor del entrenamiento (por ejemplo, barritas, frutos secos, batidos).

Conclusión

La energía es un pilar fundamental en el rendimiento y la salud de los deportistas. Por ello, es necesario asegurar un adecuado aporte energético para evitar las posibles consecuencias negativas derivadas de un inadecuado aporte. En el caso de que se presenten problemas de baja ingesta energética, se podrían realizar distintas estrategias dietéticas para incrementar esta ingesta energética.

Autor

Lucas Jurado Fasoli – Doctor en Biomedicina (UGR). Dietista-Nutricionista. Investigador postdoctoral en el Instituto Mixto Universitario Deporte y Salud y Departamento de Fisiología, Universidad de Granada.

 

10% DESCUENTO EN LA WEB CON EL CÓDIGO:

CROWN10

*Envío gratis en pedidos superiores a 25€

"

ENERGY GUM BAR

Barrita energética de Gominola con electrolitos. Con y sin cafeína.

Image icon

BARRITAS ENERGÉTICAS (ENERGY BAR)

Energy Bar es una barrita energética de avena de la más alta calidad con una composición premium que aporta la energía necesaria para mejorar el rendimiento en tus entrenamientos y competiciones

Image icon

HYPERGEL 45

Gel energético con 45 g de carbohidratos en relación 1:0,8 maltodextrina:fructosa y un extra de sodio (165 mg) con sabor neutro. Versión sin y con cafeína(80mg).

Image icon

BEBIDA ISOTÓNICA (ISODRINK & ENERGY)

Isotónico premium con carbohidratos, sales y aminoácidos en proporciones según indica la ciencia. Con BCAAs y Glutamina. Con certificación antidoping por Informed Sport.

 

 Referencias

[1]       Mountjoy M, Ackerman KE, Bailey DM, Burke LM, Constantini N, Hackney AC, et al. 2023 International Olympic Committee’s (IOC) consensus statement on Relative Energy Deficiency in Sport (REDs). Br J Sports Med 2023;57:1073–97. https://doi.org/10.1136/bjsports-2023-106994.

[2]       Burke LM, Ackerman KE, Heikura IA, Hackney AC, Stellingwerff T. Mapping the complexities of Relative Energy Deficiency in Sport (REDs): development of a physiological model by a subgroup of the International Olympic Committee (IOC) Consensus on REDs. Br J Sports Med 2023;57:1098–108.

[3]       Torstveit MK, Ackerman KE, Constantini N, Holtzman B, Koehler K, Mountjoy ML, et al. Primary, secondary and tertiary prevention of Relative Energy Deficiency in Sport (REDs): a narrative review by a subgroup of the IOC consensus on REDs. Br J Sports Med 2023;57:1119–26.

 

Similar Posts